Eco Rutero

Lambe Queltehue: un verdadero intercambio cultural en África

miércoles, 06 abril 2016 714 Views 0 Comments

Prólogo

Los protagonistas de esta historia son marionetas que hoy se mueven por el continente africano contando la historia de ‘La bisnieta del Señor Kankoat’, basada en los pueblos indígenas de la Patagonia, los Selk’nam. “No queríamos un viaje de sólo fotos, queríamos algo con sentido y que pudiéramos hacer mientras viajábamos”, dice Florencia Quinzio, 25 años, actriz. “Queríamos también poder unir nuestras habilidades en algo que pudiéramos hacer juntos”, agrega Jorge Morales, 30 años, diseñador. Juntos, esta pareja de chilenos, son Lambe Queltehue, una compañía de teatro que nace en la cocina de su hogar en Santiago meses antes de partir a aprender inglés en Cape Town, Sudáfrica. 

 

Introducción

El Lambe Lambe es un tipo de teatro en el que pequeños muñecos y objetos (acompañados de un relato y/o música) representan diferentes situaciones dentro de una caja.  Los espectadores se colocan los audífonos, cubren su cabeza y observan la obra a través de una ventanilla. Al menos eso es lo habitual, pero en esta historia “es un secretito”, según dice Flo con voz de misterio cuando explica su particular técnica. Tiene razón. La caja de Lambe Queltehue no es para nada como las convencionales: “Es un dodecaedro. Una forma de pentágono repetido 12 veces. Nosotros mostramos por dos de las caras de arriba y los espectadores ven por 3 de las caras de arriba y dos caras de abajo”. “Es como si fuera un teatro de verdad, con gente en el balcón y en galería, pero, obviamente, al estar tan cerca, todos ven lo mismo”, completa la explicación Jorge.

 

Florencia Quinzio y Jorge Morales. Lambe Queltehue

Florencia Quinzio y Jorge Morales. Lambe Queltehue


Encuentra cientos de recomendaciones curiosas y originales para tus próximos viajes por el mundo visitando

www.Ruta-B.com


 

En sus rostros se ve lo emocionados que están al hablar de su Lambe, se nota que están haciendo un viaje con pasión y con mucho significado. Casi un año recorriendo África con su caja mágica a cuestas improvisando sesiones, despertando la imaginación y sacando sonrisas en su ruta. “Te conecta con las personas de una forma mucho más directa. Si tu vas al teatro, entras a la sala junto a otras 300 personas. Pero cuando te sientas a ver una caja de Lambe, parece que están haciendo el show solo para ti. El mensaje es mucho más directo”, asegura Jorge.

Cuando el show termina en las obras de teatro te aplauden, aquí la gente te da un abrazo. Es mucho más cercano, es un mensaje que llega directo”, agrega recordando cómo es terminar cada exhibición.

 

Primer acto. La historia, el mensaje y las cartas

Se abre el telón.

La primera obra de Lambe Queltehue trata de una niña de 13 años llamada Annaken de Punta Arenas, Chile. Annaken comienza a cartearse con un niño africano a quien le cuenta sobre la travesía que realizó su bisabuelo cazador Kankoat, un indígena chileno Selk’nam de Tierra Del Fuego que ayudó a su tribu en situaciones difíciles. La historia está llena de conceptos de cosmovisión, lengua y tradiciones de Selk’nam, que habitaban en el sur austral de Chile y Argentina antes de que los colonizadores llegaran.

Al terminar la representación, Jorge y Flo invitan a los niños africanos a participar en un taller llamado ‘Escribiendo una carta a Annaken’. “Los niños le responden a la protagonista de la historia. Por ejemplo, le cuentan sobre sus orígenes, sus raíces, quiénes son ellos, también sobre sus bailes, los colores de su bandera, la música… todo”, dice Flo entusiasmada con lo que ha podido leer. “Tenemos mucho material. Más o menos como 80 cartas”, dice Jorge. Hasta el momento tienen cartas de Sudáfrica, Botswana y ahora de Zambia. “Hay algunas cartas que son muy buenas, los niños tienen un nivel de redacción que no es muy alto pero sí te cuentan cosas. Y otras que no, que tienen puros dibujos y tratan de escribir algo pero no se entiende”, agrega.

 

Niños con sus cartas después del taller

Niños con sus cartas después del taller

 

“Hay una carta de Botswana, que la tengo super presente. Es un niño que escribe y dice: ‘Yo te quiero contar la historia de mi abuelo que luchó para que nuestro país sea independiente’. Ellos tienen fresco en su memoria la independencia del país que fue recién en el 93, incluso dan detalles que es probable que no hayan contado a nadie antes. “Este tipo de reacciones nos dan las energías para seguir mostrando la obra”, agrega.

 

Segundo acto. Reacciones y recuerdos

El mayor temor al llegar con este proyecto a África era cómo se lo iba a tomar la gente. Algo así como dos “blanquitos” – como se describe Jorge – que van a África a hablar de indígenas americanos sin ni siquiera serlo. Pero sorpresivamente, el recibimiento está siendo “increíble”. El chileno recuerda una ocasión en la que un grupo de hombres estaba bailando. Al terminar se acercaron a Jorge y Flo y les dijeron que su encuentro “no era casual”. “Nos dijeron que se juntaban a bailar porque quieren representar y mantener viva su cultura, pero que igual les da lata, que igual a veces preferían ver tele o cualquier otra cosa. Pero -explicaban- si vienen de tan lejos a decirnos esto, a nuestra casa, es obvio que tenemos que seguir, tenemos que ser perseverantes”. Jorge repite estas palabras con emoción porque recuerda que no solo están logrando llegar a la gente indicada, sino que también están marcando una diferencia donde la gente está tomando conciencia del mensaje, lo interioriza y lo entiende.

 

Grupo tradicional de baile. Foto: Lambe Queltehue

Grupo tradicional de baile. Foto: Lambe Queltehue


Encuentra cientos de recomendaciones curiosas y originales para tus próximos viajes por el mundo visitando

www.Ruta-B.com


 

Jorge recuerda uno de los mejores momentos vividos junto al Lambe. Fueron a un encuentro de permacultura en Sudáfrica y en esa oportunidad se lo mostraron a puros adultos, gente muy conscientes de la naturaleza, de sus raíces, de un pensamiento muy alineado a lo que ellos están transmitiendo, algo así como su público ideal. En plena oscuridad, la caja resalta en su máxima expresión porque no hay luz que se filtre, fue un momento mágico para todos cuenta él. “Después de que mostramos la obra, unas amigas se embalaron tanto que les ofrecimos que podíamos enseñarles la técnica y podrían hacer su propio Lambe Lambe. Ese ha sido el taller ideal, el que siempre pensamos en Chile. El que el intercambio sea tan fuerte que enseñamos la técnica y que desde África se empiece hacer Lambe Lambe. Y lo hicimos. Ahora existe un Lambe Lambe sudafricano” cuenta Jorge orgulloso de lo que han logrado y expectantes por estas relaciones, ya que el Festival Internacional de Lambe Lambe que se realiza en Valparaíso están muy interesado en que este nuevo Lambe Lambe Sudafricano venga a Chile. “No solamente emocionar a la gente sino motivar a hagan algo similar. Y con su propia historia, con su propia iluminación, con su propia cajita” agrega.

 

Interludio

¡Dani mira! ¡Tienes que ver esto! ¡Jorge ayúdame para que lo vea!” dice Flo demasiado entusiasmada y feliz de lo que está pasando. La entrevista por Skype es interrumpida por un elefante que intenta tomar agua del río a solo metros de su carpa. Veo a la Flo intentando mover la cámara para que lo pueda ver pero lamentablemente la oscuridad del cielo y la poca luz no me dejó ver nada. No importa, sus rostros dejaron claro que están en un lugar increíble.

 

Las marionetas Selk'nam de la obra de Lambe Queltehue

Las marionetas Selk’nam de la obra de Lambe Queltehue

 

Tercer acto. Turismo con sentido

“Normalmente lo que uno hace como turista o como viajero solamente, es rescatar y ver muchas cosas distintas, y eso no solamente te abre tu mente, te culturiza y te hace crecer como persona sino que además, son experiencia que uno no olvida o cuesta que se te olviden. Pero dijimos, eso igual tiene un lado un poco de egoísta porque ahí tú recibes, recibes y recibes y muchas veces no se entrega nada” dice Jorge cuando recuerda por qué querían hacer un viaje con más significado. “Queremos hacer un verdadero intercambio, en que nosotros podamos llevarnos algo de aquí pero también queremos mostrar algo de donde nosotros venimos y ahí nace el intercambio cultural” agrega señalando que cuando uno hace este tipo de cosas de forma gratuita la gente se abre mucho más fácil porque la intención de entregar y recibir es mejor vista que la de solamente pagar por ver.

“No solamente hacer turismo y conocer los países porque sí obviamente que entretenido, pero para mí, no me hace mucho sentido. Ya he viajado mucho haciendo turismo y ya quiero empezar a entregar mi profesión y poder entregar a la gente educación, al mismo tiempo, cultura y un poco de Chile, de nuestro país” dice Flo mientras luego se ríe de que no extraña tanto a su país.

Esta pareja tiene claro que lo que están haciendo sale un poco de lo convencional. No solo por la idea y el proyecto que tienen, sino que también por el lugar que eligieron para hacerlo. “Ser africano, a nivel mundial, es súper potente pero a la vez la gente de acá dicen tener la mala suerte de nacer aquí. Entonces no, si tú no te valoras, nadie más lo hará. Es eso lo que hay que defender, que tú eres de acá que nosotros somos de otro lado, no somos ni mejor ni peor pero sí diferentes”, dice Jorge contando que además ha sido difícil romper la barrera de que solo te vean como blanco y alguien que viene a gastar. “Después de hablar un rato con la gente, se dan cuenta de que nosotros vamos a las escuelas hacer esto gratis y lo hacemos porque creemos que es importante”.

 

Lambe Queltehue en acción

Lambe Queltehue en acción


Encuentra cientos de recomendaciones curiosas y originales para tus próximos viajes por el mundo visitando

www.Ruta-B.com


 

Cuarto acto. Cuando vuelvan a casa

Flo y Jorge aprendieron de otros viajeros lo importante de ser flexibles en un viaje, olvidar un poco los itinerarios y dejarse llevar por cómo se van dando las cosas. Por eso ya saben que en algún momento tendrán que volver a Chile. Agosto o septiembre son las fechas que barajan. “La idea es llegar a Chile con todas las cartas, seleccionar las mejores e ir a Punta Arenas y responder las cartas de los niños chilenos. Estamos ya con un productor que nos está ayudando para poder hacer la gira en Punta Arenas, Puerto Williams, Puerto Natales y Tierra del Fuego”, explica Flo muy entusiasmada.

“Creemos que lo más lógico sería hacer otra caja de tribus e indígenas africanos y hacer lo mismo que acá pero en Chile”, agrega Jorge.  

También quieren hacer un pequeño documental con las mejores fotos, historias y videos de su travesía por el continente africano. Además, hacer una exposición con la caja abierta, las marionetas y algunas de las cartas de los niños impresas en tamaño grande, de esta forma mostrar todo y contar lo que han estado haciendo y lo que quieren seguir haciendo. Quizá de esa forma puedan conseguir más fondos privados porque hasta el momento, están usando ahorros y la colaboración de algunos auspiciadores. “Postulamos a un fondo del gobierno pero quedamos fuera de base porque no existe nada que apoye proyectos como este: irse de gira a contar cultura chilena a África, es muy difícil”, cuenta Jorge.

 

El hogar de Lambe Queltehue

El hogar de Lambe Queltehue

 

Quinto acto. Viajar en África

A Flo se le ilumina la cara cada vez que piensa en lo que ha podido ver en este continente y Jorge se ríe cuando recuerda algunas situaciones, especialmente el encuentro con una serpiente que tenía la cabeza del porte de una mano. “Prefiero a que me disparen a que algo así me muerda” dice Jorge mientras Flo se toca la cabeza nerviosa, se nota que la fobia a ellas la tiene de nervios. Por eso, “dormimos en el techo del auto porque es bastante más seguro que dormir abajo” cuentan. Además, hay animales curiosos como las hienas que pueden meter la cabeza dentro de la carpa. “En todos lados hay gente muy buena, otra gente no tan buena pero si te mueves con cuidado, tomas precauciones, se puede hacer. La gente al ver tus intenciones, te abre las puertas y no importan cuánto tienes o no tienes, son súper abiertos en ese sentido”, dice sobre su experiencia en este continente. 

 

– ¿Cómo describirían esta experiencia en una sola palabra?, les pregunto.

– “Intercambio… pero pensándolo bien… podría ser aventura, compartir puede ser también. Entre esas tres hay que buscar una que lo diga todo”, dice Jorge pensativo y risueño al no poder decidirse por ninguna. 

– “Lambe Queltehue, podría ser”, le digo confiada.

– “Sí, eso mismo”, dice sonriendo.

Cae el telón.

Fin

Daniela Ruiz

Periodista que descubrió su pasión por viajar a los 14 años cuando hizo su primer viaje sola. Desde ahí que no se queda quieta y cada cierto tiempo sale a descubrir nuevos lugares. No puede salir de viaje sin su frazada tie dye de polar, ni su collar de mundo con un ángel. Uno de sus mayores pasatiempos es hacer brownies y escalar. Sueña con algún día conocer la tierra de sus ancestros Croacia y el continente de hielo, Antártica.

25 posts | 4 comments http://www.ruta-b.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *