Grandes Viajeros

Familia Zapp: 16 años viajando, ¿por qué no?

miércoles, 30 marzo 2016 3283 Views 1 Comments

En una librería de las calles de Bariloche, Argentiname los crucé por primera vez. En esa oportunidad los conocí a través de su libro ‘Atrapa tu Sueño‘ que no solté durante 24 horas hasta que me lo terminé. Desde ese entonces, han pasado cuatro años y hoy tuve la oportunidad de conocerlos vía Skype. Ellos, en Turquía; y yo, en Santiago, Chile.

Candelaria y Herman Zapp comenzaron su viaje desde Buenos Aires, Argentina, en el 2000 junto a su Graham-Paige 1928, mejor conocido como Maconco Cambalache. Viaje que tenía como destino final Alaska. Sin embargo, parece que tener planes no resultó muy bien porque ya llevan 16 años en ruta por todo el mundo. Esa es su vida, esa es su rutina. Y en el camino se les unió Pampa (14), Tehue (11), Paloma (9) y Wallaby (7). ¿Qué pasó con Maconco? Él sigue siendo parte de la familia, solo que ahora con carpa en el techo y cocina atrás.

En las primeras páginas del libro, Cande expresa dos sueños: su gran viaje junto a Herman y su deseos de tener hijos. Sin embargo, su temor era que no se pudiera hacer un viaje de aventuras con un hijo. Su historia comprueba que sí se puede y no solo con uno, sino con cuatro. “Cuando comenzamos, nunca me imaginé que estaríamos 16 años viajando. Recuerdo ese día y estoy muy feliz de haber comenzado”, dice Cande cuando recuerda lo niña que era y lo “cojonudos” que fueron esos años.

Atrapa tu Sueño representa el inicio de todo, el inicio de esta aventura, el comienzo de algo que no pensamos que iba a ser así. También, es una transición: de la inseguridad a convertirse en un estilo de vida”, asegura Cande sobre lo que significa ese libro para ellos.

Inicios del viaje, cuando solo eran 2. Candelaria y Herman Zapp

Inicios del viaje, cuando solo eran dos: Candelaria y Herman Zapp.


Encuentra cientos de recomendaciones curiosas y originales para tus próximos viajes por el mundo visitando

www.Ruta-B.com


 

Cuando los veo por la cámara de su celular, veo a una pareja radiante y extremadamente alegre. Son aquellas personas que realmente transmiten, incluso por una aparato electrónico, lo felices que están de haber decidido comenzar su sueño y continuar viviéndolo años después, a pesar de que siempre hay miedos. “Pero son miedos que no te pueden prevenir de hacer cosas. Son sobre todo desafíos, y la vida sin ellos no es vida”, dice Herman.

Sin planes ni rutina

“No hay rutinas aquí. Nada. Todos los días son diferentes”, explica Herman sobre cómo es viajar en familia. “No es como cuando estás en pareja, con niños es siempre estar entreteniéndolos y acompañándolos. Lo bueno es que ellos son cuatro y se pueden entretener juntos”, agrega sonriente.

Aquí los planes no existen. En cada lugar que llegan ven dónde ir y qué hacer. Si comienzan a planificar la esencia de viajar se pierde. “Nunca hemos repetido un lugar, siempre es un lugar nuevo. Por ahí, Buenos Aires y algunos otros, pero en general son todos nuevos. Pasamos tres meses en cada país más o menos, viajamos lento, muy lento, y por eso no se puede recorrer todo de un mismo país”, dice Herman. “La gente cree que pasamos horas y horas en el auto, pero la verdad es que no pasamos nada de tiempo ahí, solo cuando nos movemos de un lugar a otro”, agrega Cande.

Pensé que quizá podrían tener ciertas rutinas para sus hijos, pero finalmente entendí que su rutina no es la de ir a trabajar, comer en el escritorio, manejar a casa, y comenzar un nuevo día igual al anterior. Su rutina está en hacer todos los días distintos. “En las mañanas intento hacer el colegio a los niños pero al final, ellos aprenden en todas partes cosas nuevas”, dice Cande quien es también la profesora de sus hijos. Cuando nos comunicamos iban camino a la casa de una pareja de astronautas donde posiblemente aprenderán del universo y de los planetas, me cuentan.

“Preferimos darles a nuestros hijos la posibilidad de mostrarles el mundo y no que el colegio o alguien se lo cuente: que ellos mismos lo vean”, agrega Herman.

Sus hijos ya son ciudadanos del mundo y nadie puede venir a decirles cómo son las personas de tal y tal lugar, ellos los conocieron en persona.

 

La sala de clases de Candelaria

La sala de clases de Cande.

 

“Ahora veo que a mis hijos les importa mucho el mundo. Cuando vamos a una playa o un río, por ejemplo ahora en Jordania, fueron con una bolsa para recoger la basura y se entretienen cuidando la Tierra”, dice Cande con mucho orgullo de cómo están criando sus hijos. “Pampa quiere cuando grande, sea lo que sea que esté haciendo, poder ser un aporte para el mundo. Quiere dejar su granito y me enorgullece saber que lo piensa. Es muy maduro. Estoy entusiasmada de ver quiénes serán cuando crezcan y qué harán con su vida”, agrega.

“Mi casa puede ser pequeña pero tenemos un jardín inmenso”, dice Herman cuando hablamos de lo que significa hogar. Hogar, para ellos, es donde están la familia y los seres queridos. Hogar es igual a familia, donde quiera que estés.

 

Destino v/s personas

– “¿Cuáles han sido los destinos que más los marcaron?”, pregunté ingenua.

– “Punta Arenas, Chile”, dice Herman con voz sonriente creyendo que me iba a quedar conforme.

– “Eso lo dices porque soy de ahí, dime uno distinto”, contesto riéndome por cómo me estaba dando en el gusto.

– “Santiago, Chile, entonces”, continúa Herman con una sonrisa en el rostro.

– “Creo que no me sirve esta pregunta”, le digo riéndome. “¿Qué personas en el viaje los ha marcado? ¿Esa sí?”

–  “Es que ahí justamente está la pregunta clave”, dice Herman.

“No te puedo decir un destino increíble como Punta Arenas o Santiago, te puedo decir que no es el destino sino que las personas que conoces en cada lugar. Si vas a la Torre Eiffel y te sacas una foto, no vas a querer volver a París a sacarte esa foto de nuevo. Pero si conociste a alguien con quien pasaste un tiempo especial ahí, vas a querer volver a ese lugar todas las veces necesarias para seguir forjando esa amistad”, explica Herman con mucha pasión. Finalmente, el viaje no es el lugar, son las personas que conoces.

 

Siempre en ruta

Nunca han repetido un lugar, aunque aseguran que sí les gustaría algún día volver a un pueblo de Brasil y abrazar a quienes los acompañaron y ayudaron tanto en un momento puntual, al igual que a muchos otros que han conocido en el camino.

 

Cumple Tenue, 11 años

Cumple de Tenue, 11 años.


Encuentra cientos de recomendaciones curiosas y originales para tus próximos viajes por el mundo visitando

www.Ruta-B.com


 

En ruta se han encontrado con pocas familias que lleven su mismo estilo de vida. Cada día más, pero no son tantas tampoco. Sin embargo, cuando se encuentran con ellas es una relación distinta porque no están presentes las preguntas típicas de “cómo lo hacen” o “por qué lo hacen”, eso no interesa y solo importa disfrutar y compartir ese momento sin tantos interrogantes.

“No nos sentimos juzgados porque la gente que se acerca a nosotros es gente que se siente atraída por la vida que llevamos. La gente que posiblemente nos juzga no se acerca a nosotros”, dice Cande recordando que eso pasa con todas las formas de vida y no necesariamente por cómo ellos viven.

En Atrapa tu Sueño está todo en lo que esta familia cree. Es el comienzo de una aventura por el mundo que está ad portas de terminar. Se escucha el motor de Maconco Cambalache, le cuesta dar el primer paso, como que no se quiere ir. La familia Zapp se encuentra camino a algún lugar en Europa donde el viaje terminará. “Te contamos después qué haremos, deja que terminemos el viaje primero”, dice Herman. Lo más probable es que lo próximo sea “¡seguir atrapando sueños!”, aclaran juntos.

Cuando la comunicación se corta, no puedo evitar sentirme inspirada, igual que hace cinco años cuando me los topé por primera vez. Me vuelvo a preguntar si estoy trabajando para atrapar mis sueños y creo que sí. Sin embargo, no es fácil. De vez en cuando se pierde el horizonte, se pierde la meta por distracciones banales, pero momentos como estos, momentos en que te vuelves a cruzar con personas como ellos, son en los que te replanteas y analizas todo para volver a encaminar el rumbo.

 

 

¿Te ha gustado la historia de la familia Zapp? ¿Te gustaría vivir viajando?

Descubre otras historias inspiradoras en nuestra sección de Grandes Viajeros y dale al Me Gusta de nuestra fanpage de Facebook para no perderte las próximas publicaciones

Daniela Ruiz

Periodista que descubrió su pasión por viajar a los 14 años cuando hizo su primer viaje sola. Desde ahí que no se queda quieta y cada cierto tiempo sale a descubrir nuevos lugares. No puede salir de viaje sin su frazada tie dye de polar, ni su collar de mundo con un ángel. Uno de sus mayores pasatiempos es hacer brownies y escalar. Sueña con algún día conocer la tierra de sus ancestros Croacia y el continente de hielo, Antártica.

25 posts | 4 comments http://www.ruta-b.com

One Comment

  1. Pingback: 10 libros que toda persona con alma viajera debe leer | Blog Ruta-B

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *