En Ruta

Street Art: El museo callejero de Santiago

miércoles, 27 abril 2016 1772 Views 1 Comments

Para mucha gente la cultura del grafiti es simple delincuencia. Sin embargo, cada vez son más los que buscan acercarse a este fenómeno artístico desde una óptica diferente, no tratando de criminalizarlo sino de reconocerlo y potenciarlo. De hecho, profundizar en esta cultura urbana es una experiencia tan sorprendente como reveladora. A fin de cuentas, pocos son los que conocen las reglas y los códigos que rigen la ley de las calles y menos todavía aquellos que son capaces de ver en botes de aerosol una vía para la recuperación urbana de la ciudad. Sebastián y Claudio son dos de ellos.

Sebastián es un joven arquitecto, profesor universitario y artista urbano. Fue el responsable de la primera galería dedicada al grafiti en Santiago. Claudio es publicista de día y grafitero de noche. Un dúo de lujo para desentrañar los secretos de este mundo y comprender sus orígenes, sus técnicas, sus nombres propios y sus códigos (no siempre respetados). Junto a ellos nos embarcamos en un recorrido de más de dos horas por las calles de la capital chilena, un auténtico museo al aire libre para quien sabe dónde y cómo mirar.

Nos citamos (vía Facebook, primero, y correo electrónico, después) en el GAM a las 12 de la mañana de un sábado que amenaza con romper a llover. Es el primer aniversario de la puesta en marcha del Urban Art SCL Tour y la convocatoria es bastante concurrida. El centro cultural está lleno de jóvenes practicando bailes. Dicen que son bailes asiáticos. Sebastián explica que al margen de sus movimientos, es importante reconocer en la ocupación de este espacio público por parte de los más jóvenes una vuelta al espíritu con que Salvador Allende impulsó la construcción del centro: un lugar de encuentro popular. El dato no es baladí. La primera parada es frente a un gran mural firmado por la Brigada Ramona Parra. Frente a un obrero, un estudiante, un campesino y un pescador minuciosamente ‘fileteados’ en la pared, cinco chicas ensayan una coreografía.  La obra (la de la pared) es un bonito ejemplo de los remotos antepasados del grafiti: los murales políticos. Uno de sus autores, el ‘Mono’ González, sigue impregnando las calles de la ciudad de conciencia social a sus sesenta y muchos. Se ha convertido en un ídolo para los jóvenes artistas callejeros de la ciudad.

 

Mural de la Brigada Ramona Parra en el GAM. / © A. F. Reca / Ruta-B

Mural de la Brigada Ramona Parra en el GAM. / © A. F. Reca / Ruta-B

 

Cambiamos de vereda. Quizá alguno de esos jóvenes nuevos talentos del aerosol haya pasado por aquí. De hecho, es más que probable. Nos paramos en San Borja, ese curioso entramado de sobrios edificios residenciales, rectas pasarelas hacia no-se-sabe-bien-dónde, y amplios y transitables patios interiores. Un respetable intento de generar comunidad desvirtuado con el paso del tiempo pero recuperado ahora gracias a proyectos como Pasarelas Verdes y que esconde un curioso ‘hall of fame’ de los grafitteros de la ciudad. Son firmas. Las famosas e ilegibles firmas de los grafiteros más reconocidos y escurridizos de la ciudad. “El estilo es el típico de los años 90 de Nueva York”, nos cuentan. “Pintar tu nombre ahí no es fácil. Aunque nadie se lo crea, en la calle hay reglas”, añaden.

 

Frente al 'hall of fame' de San Borja. / © A. F. Reca / Ruta-B

Frente al ‘hall of fame’ de San Borja. / © A. F. Reca / Ruta-B

 

Esta zona de Santiago parece perfecta para intervenciones artísticas callejeras. La más que deficiente planificación urbana de la ciudad ha dejado grandes muros ciegos que ejercen de gigantescos lienzos. Realizar una de estas grandes composiciones es todo un logro. Que permanezca inalterada, todavía lo es más. La ‘guerra’ entre colectivos de artistas por defender sus obras es una constante. Para crear un gran mural hace falta no solo imaginación y talento, también tiempo. Y plata. Mucha plata. No solo la pintura tiene un precio, el poder contar con una infraestructura mínima (como un grúa) para poder llegar hasta lo más alto de la pared tiene su costo. Hay quien puede sufragarlo, hay quien es contratado para intervenir con libertad, pero en los últimos tiempos está más extendido (aunque no esté del todo bien visto) que sean empresas las que ponen la plata en busca de publicidad.

Visitamos tres ejemplos: los vistosos murales de equecos de INTI en la estación de metro de Bellas Artes, un mural a galope entre lo realista y lo místico en una gran pared de la calle Mosqueto y varias intervenciones de diferentes artistas auspiciadas por una marca de refrescos en las alturas del barrio Lastarria. “No hay casi muros en este barrio. O te vas a las alturas o poco puedes hacer”, cuenta Claudio.

Aunque siempre hay mañas. A falta de paredes, buenos son los stickers, pegatinas elevadas al nivel de arte en la cultura urbana. “La parte de atrás de esta señal está muy cotizada”, explica en mitad de la calle Victorino Lastarria.

 

Murales auspiciados en Lastarria. / © A. F. Reca / Ruta-B

Murales auspiciados en Lastarria. / © A. F. Reca / Ruta-B

 

Mural en la calle Mosqueto. / © A. F. Reca / Ruta-B

Mural en la calle Mosqueto. / © A. F. Reca / Ruta-B

 

Murales de INTI en Bellas Artes. / © A. F. Reca / Ruta-B

Murales de INTI en Bellas Artes. / © A. F. Reca / Ruta-B

 

Murales de INTI en Bellas Artes (detalle). / © A. F. Reca / Ruta-B

Murales de INTI en Bellas Artes (detalle). / © A. F. Reca / Ruta-B

 

Murales de INTI en Bellas Artes (detalle). / © A. F. Reca / Ruta-B

Murales de INTI en Bellas Artes (detalle). / © A. F. Reca / Ruta-B

 

Finalmente parece que no va a llover. Tampoco nadie parecía preocupado. Claudio hace un signo de complicidad. Abre su mochila y saca un spray de color negro y una plantilla para stencil con un dibujo del logo del tour. “Ahora vamos a hacerlo nosotros de verdad, ¿quién quiere probar? Prometo que hemos pedido permiso a la municipalidad… o no”. El stencil es la técnica de moda, quizá por la fama que han alcanzado las obras de Bansky. Dejamos nuestra huella en una vetusta puerta de autos del barrio y ponemos rumbo a La Chimba.

 

Stencil en Lastarria. / © A. F. Reca / Ruta-B

Stencil en Lastarria. / © A. F. Reca / Ruta-B

 

Bellavista es un pequeño paraíso para los artistas callejeros. El barrio transgresor. Un reducto de libertad creativa donde las formas y los personajes de las paredes se vuelven más sincréticos y se mezclan con colores que llenan la retina a cada paso. Donde las historias (incluso las de amor) se cuentan sobre desvencijados ladrillos. Recorrer las calles de esta zona escrutando murales es como pasear por el Museo del Prado en busca de ‘goyas’, pero en versión siglo XXI. “Este es de Piguan. Este de Coast. Este de…”.

 

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

 

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

 

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

 

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

 

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

 

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

 

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

 

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

 

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

 

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

 

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

 

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

 

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

 

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

Arte Urbano en Bellavista. / © A. F. Reca / Ruta-B

 

Pero para entender este fenómeno en toda su magnitud conviene no separarse de Sebastián y a Claudio. Ya sabes dónde encontrarlos. ¿Te animas?

Alfonso Reca

Periodista vocacional. Viajero empedernido. Y viceversa. Le gusta llevar la contraria, lanzarse en bomba a las piscinas y usar calcetines de rayas. Foodie con úlcera, cata vinos al por menor y mal cantante.

9 posts | 0 comments http://www.ruta-b.com

One Comment

  1. Arte says:

    este tipo de arte es maravilloso e impactante como todo el arte ah de ser, me parece la verdad magnifico aunque tengo algunas controversias con el arte urbano ya que en algunas partes del mundo no es bien culturizado, peor a lo que se refiere a esta entrada es magnifico saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *