Grandes Viajeros

Sergio Paz: “Viajar no te cambia ni es un escape… viajar es leer”

jueves, 18 febrero 2016 842 Views 0 Comments

 

Desde afuera se ve como la entrada al barrio del ‘Chavo del Ocho’, pero en  mitad de la comuna de Recoleta, en Santiago de Chile. Un galpón blanco, grande hacia atrás, con patio incluido y oficinas con justo lo necesario para trabajar en el segundo piso. Nada sofisticado, todo local y urbano. Aquí nos encontramos con Sergio Paz (1967), periodista de viajes, cronista, autor de guías de aventura y libros, entre ellos ‘Santiago Bizarro’, razón principal por la cual nos reunirnos con él, aunque nuestra intención es ir un poco más allá y escarbar en la vida de este viajero empedernido en busca de sus motivaciones y sus nuevos proyectos.  

 

'Santiago Bizarro' y Ruta-B.

‘Santiago Bizarro’ y Ruta-B.

 

“Ser diferente, ser extraño para los demás, sentir mucho orgullo de lo que se hace y hacerlo bien”, dice Sergio cuando nos explica qué es ser bizarro. Entre alcohol, insomnio, horas en la calle y preguntando a la gente, Sergio logró encontrar los mejores datos escondidos de Santiago. Sin embargo, no todos llegaron a la recta final de su libro, una particular guía por la cara más original y desconocida de la ciudad que, como él mismo reconoce apunta a “lo más sorprendente, lo más curioso, lo que realmente se saliera de madre, que dijera ‘wow, esto es de verdad’”. Solo aquellos datos que pasaron por su particular filtro fueron los que finalmente se imprimieron.

Sergio nos cuenta que Santiago fue por mucho tiempo odiado, incluso por sus mismos ciudadanos. Se creía que todo lo mejor estaba afuera y no fue hasta que muchos extranjeros empezaron a decir que Santiago tenía cosas especiales, y a que se comenzó a escribir artículos sobre la ciudad, que la perspectiva cambió. Este libro, un éxito de ventas que cuenta con varias ediciones, coincidió con el renacimiento de Santiago como una ciudad digna de conocer y visitar. Sin embargo, para Sergio, esa ciudad inquieta, interesante y rica, siempre existió.

“Las cosas más extrañas no duran mucho. Muchas de las cosas que a mí más me gustaban, ya no están. Santiago cambió. Empezó toda una onda a fines de los 90’ y comienzos del 2000  como el diseño, y yo estoy en contra de la mesa de metal”

“La ciudad donde uno vive también debiese ser, o al menos a mí me interesa que sea, un viaje permanente. Acabo de llegar a este lugar y no tenía ni idea de calles o museos que hay por acá cerca. Lo normal es conocer tu cuadra, con suerte… la idea es que sea un viaje por tu propia ciudad. Yo creo que no hay que ir a Atenas para entretenerte”, dice el periodista para explicar la razón de su libro.

Lo cierto es que las ciudades cambian, evolucionan y luego de cierto tiempo, hay lugares que desaparecen. Y la capital chilena no es una excepción. “Las cosas más extrañas no duran mucho. Muchas de las cosas que a mí más me gustaban, ya no están. Santiago cambió. Empezó toda una onda a fines de los 90’ y comienzos del 2000  como el diseño, y yo estoy en contra de la mesa de metal”, afirma rotundo.

 

Qué significa viajar

Pero más allá del libro, Paz es un trotamundos incansable, una faceta marcada por su vida profesional en la que nos interesa profundizar. Hablamos sobre los viajes que más lo han marcado, pero la pregunta no fue fácil de responder. “Son muchos y todos los viajes tienen su cosa”, dice. Luego de unos minutos nos confiesa que el último viaje es siempre el mejor. En su caso fue una expedición en randone a Sierra Nevada, en la Araucanía. “Fue intenso, mucho frío, 15 grados bajo cero, nunca había dormido en la nieve. Nada funcionaba, lo que te decían que era waterproof, no era… todo era una mierda: la carpa se mojaba, el saco se mojaba. Por eso es siempre el último. El último viaje es siempre el mejor”.

 

Sergio Paz, autor de 'Santiago Bizarro'.

Sergio Paz, autor de ‘Santiago Bizarro’.

 

Para muchas personas que viajan, cada viaje es un cambio, una nueva forma de ser o evolucionar, incluso muchos dicen que van dejando cosas atrás. Pero para este amante de los deportes de aventura, eso no es así. “Está bien, es entretenido, lo pasas bien, aprendes, pero que cambiar sea condición del viaje, no lo creo”, dice seguro de su respuesta. Es más, según explica Paz no es necesario viajar a Nepal o India: “Puede ser que tu vida cambie en la botillería de la esquina”.  

“Yo creo que (viajar) es lo mismo que leer. Leer no te cambia. Puede que sí pero como cualquierotra cosa, no es un cambio per se. Sergio explica esto citando a Mempo Giardinelli, un escritor de viajes argentino que invierte la frase típica de “leer es viajar” por “viajar es leer”. “Osea, cuando viajas lees, estás leyendo constantemente, estás interpretando, estás asociando, estás encontrando símbolos que te hacen más o menos sentido. Pero por lo mismo que digo que viajar es leer, no creo que te vaya a cambiar”.

“Puede ser que tu vida cambie en la botillería de la esquina”

Como periodista ha tenido la oportunidad de compartir y entrevistar a grandes viajeros, personas dedicadas a este mundo de la mochila al hombro. Según él, hay ciertas características que tienen en común estas personas: son desapegadas, cortan raíces, se desvinculan con su localidad y encuentran acomodo en lo global, hacen amigos fácilmente, pueden estar un día aquí y un día allá, incluso hasta se les pueden considerar como personas frías. “Las personas que viajan harto, así harto harto, como que les da lo mismo dónde están. Sabes que tienes que estar en tal lugar porque te falta en tu colección, pero sabes también que da lo mismo si está o no. (…) En el fondo les da lo mismo si viajan o no, quizá probablemente preferirían no viajar más, o viajar a algunas cosas muy específicas”, asegura el periodista para tildar estos comportamientos como “cínicos”.

 

Trabajo V/S Placer

“Siempre me gustó viajar. De hecho me hice periodista por eso”, asegura Paz. Sin embargo, luego de varios años viviendo lo que siempre quiso, hoy lo ve con otros ojos:  “Es como el ginecólogo, trabajas donde otros se divierten”.

Para los viajeros que leen esta nota, esto va a sonar extraño o hasta loco. Pero Sergio, que recién comenzó a viajar de nuevo, estuvo harto tiempo fuera de las pistas porque, simplemente, se cansó. “Me subía a un avión y era como uhh no. Porque imagínate, pasas viajando todo el tiempo, como que te aburres, lo detestas, lo llegas a odiar”, dice con ganas.

Entonces, ¿odiaste tu trabajo? “Yo creo que tiene que ver con el trabajo. El viajar es divertido siempre, si yo fuera millonario lo único que haría sería viajar, pero por trabajo, pasa lo mismo que con cualquier cosa. Si lo que más te gusta es tu trabajo, en algún minuto vas a entrar en crisis”.

 

No es escapar, es seleccionar

Sergio está seguro de que viajar no es un escape. Explica que quienes viajan harto saben que eso no es así. Al contrario, son personas muy selectivas que saben el viaje que quieren hacer y las razones para hacerlo. Nunca un escape.

“El viajar es divertido siempre, si yo fuera millonario lo único que haría sería viajar, pero por trabajo, pasa lo mismo que con cualquier cosa. Si lo que más te gusta es tu trabajo, en algún minuto vas a entrar en crisis”

“Valoran mucho el lugar que tienen y organizan viajes muy estratégicos, cada vez más estratégicos. Es como un pintor, que ha pintado mucho, sabe que tiene que hacer 10 cuadros así grosos, y sabe que tiene un tiempo, una plata, una economía… El gran viajero, invierte y calcula muy bien dónde tiene que ir. Te vuelves más selectivo y más preciso. Las producciones son cada vez más sofisticadas”, reflexiona.

 

Sergio Paz, durante la entrevista.

Sergio Paz, durante la entrevista.

 

Precisamente, él es uno de ellos. Decidido a realizar el viaje que quiere y como él quiere. Se demoró 4 años en producir su último viaje. Entre el dinero, los guías, la fecha, los viajes previos… “En el fondo el que viaja más, es como el que va más veces al mismo lugar”, asegura. Y se explica: “No es lo mismo el que va marcando el checklist, que el que va 100 veces, o incluso aquel que vive en el lugar. Por lo tanto, si te gustó la Antártica, vas a ir cuantas veces como vidas tengas”. “Hueles que hay ciertos lugares a los que vas a querer ir mucho. Y destruyes nuevamente la idea de que viajar es coleccionar e ir a muchos lados”, sentencia.

Este viajero es fanático del esquí y de la nieve, quizá es esa su forma de seleccionar sus destinos. Su pasión tiene mucho que ver con un elemento siempre visible desde Santiago y que le ha acompañado desde su niñez, la Cordillera de Los Andes:  “Está ahí”, como también lo está, aunque oculta a la vista “esa cosa chilena de no involucrarse en lo que tienes”. “Si esto fuera español o brasileño estarían aquí todo el día y serían los campeones de esquí en todo el mundo. Pero acá… Es un regalo. Lo mejor de Santiago es la cordillera. Desde chico, siempre ha sido como mirar ese cerro y ver cómo es”.

Duda entre  si es la nieve lo que lo mueve o lo salvaje. Definitivamente, lo salvaje. Por eso entiende el viaje como “un desafío físico”: “No es solo la maleta, tiene que costar llegar”.

Y quizá esa sea la mejor definición de viajar: “Para mí el viaje es una aventura. Cómo te descolocas… me da susto, me da miedo, me voy a morir… y cómo saliste de ahí, qué aprendiste de ahí, en base a lo que te pasó ahí”. Eso es todo.

 

 

Encuentra cientos de recomendaciones curiosas y originales para tus próximos viajes por el mundo visitando

www.Ruta-B.com

Daniela Ruiz

Periodista que descubrió su pasión por viajar a los 14 años cuando hizo su primer viaje sola. Desde ahí que no se queda quieta y cada cierto tiempo sale a descubrir nuevos lugares. No puede salir de viaje sin su frazada tie dye de polar, ni su collar de mundo con un ángel. Uno de sus mayores pasatiempos es hacer brownies y escalar. Sueña con algún día conocer la tierra de sus ancestros Croacia y el continente de hielo, Antártica.

25 posts | 4 comments http://www.ruta-b.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *